Democracia y economía: Elementos para un enfoque sociológico

Text published in Laville, Jean-Louis (ed.), Economía social y solidaria. Una visión europea,Fundación OSDE – Universidad Nacional de General Sarmiento, Editorial Altamira, Buenos Aires, 2004.

En esta obra se cuestiona una conceptualización según la que el espacio público estaría radicalmente separado del espacio económico. Para ello se apoya en un análisis de las prácticas dirigidas dentro de la constelación contemporánea de la economía solidaria. Bajo caras diversas, la inscripción en el espacio económico de nuevas formas de ciudadanía, la extensión del dominio público en la esfera económica está en el núcleo de estas experiencias. Ellas pueden así esclarecer algunos aspectos desconocidos del espacio público y contribuir a una reflexión renovada sobre la articulación teórica e histórica del espacio público político y el espacio económico. Los textos presentados pueden demarcar una reflexión sobre las relaciones contemporáneas entre democracia y economía que se inscribe en la renovación actual de la sociología económica [Lallement, 1996; Lévesque et al., 2001]. Es al menos la hipótesis que sustenta esta invitación a proseguir el debate.

  1. LA CONTRIBUCIÓN DE LA NOCIÓN DE ESPACIO PÚBLICO
    Si un autor como Max Weber aborda la política como el ejercicio del poder del Estado y las formas de dominación que al se ligan, corresponde a Hannah Arendt haber insistido en otra faceta de lo político, la actividad de relación de los hombres que se realiza en la ciudad y define su humanidad poniendo el acento en la facultad de “apariencia” de las personas y sobre “el estar juntos” como poder. El espacio público político es más que un espacio no privado, es un espacio de interacciones generado por los ciudadanos hablando y actuando juntos. La acción, opuesta a la obra y al trabajo, es propia de la política. Es lo que responde Jürgen Habermas cuando advierte que esta definición de la política por su “esencia” es incapaz de cernir la realidad política en su efectividad. Según el autor, la marcada disociación entre los registros de la actividad humana vuelve imperceptible el componente ideológico de la dominación, tal como puede emanar por ejemplo de la acentuación de las desigualdades a pesar de la obtención de libertades políticas. Para Arendt, la política en tanto que acción común concertada es fuerza. La violencia sólo viene de una manipulación externa a la política, mientras que para Habermas la acción política no se reduce a una praxis, se extiende también como una actividad racional con respecto a un fin, incluyendo de este modo una perspectiva estratégica [Ferry, 1989].

Full reading in the pdf

Credits
What are you interested in?